Discurso literario, realidad y escuela

Publicado en por jose reinel rojas

NUCLEO PROBLEMICO N° 3

DISCURSO LITERARIO, REALIDAD Y ESCUELA

1.    ¿Cómo abordar la realidad del contexto a  través de la resignificación de los discursos literarios?

Genette (en: Ficción y dicción) considera que, en el discurso narrativo ficcional, los actos de ficción son enunciados de ficción narrativa considerados como actos de habla. Desde este punto de vista, en el discurso narrativo ficcional habría, al igual que en el discurso narrativo factual, tres tipos de actos de ficción: primero, los discursos pronunciados por personajes ficticios, cuya ficcionalidad postula el marco de la representación escénica (real o imaginaria) y cuyo estatuto pragmático en la diégesis es similar al de cualquier acto de habla común. Segundo, actos de habla de los personajes de ficción, cuyas características son similares a las del acto de habla de personas reales. Por supuesto, los personajes dicen dichos (carácter locutivos), acompañan su decir con otros actos (punto y fuerza ilocutivos) y sus dichos influyen en los otros personajes (efectos perlocutivo) . En tercer lugar, el discurso narrativo del autor o conjunto de actos de habla constitutivos del contexto ficcional. Así, es notorio que para Genette, los enunciados de ficción son aserciones fingidas porque son actos de habla simulados en la ficción. Ellos, como los enunciados factuales, y contra lo que pudiera pensarse, pueden transmitir mensajes (como una fábula o una moraleja). Note el lugar central de la frase aserciones fingidas : los personajes de ficción son creados por el novelista que finge referirse a una persona; es decir, las obras de ficción son creadas por el novelista que finge hacer aserciones sobre seres ficcionales.

Los discursos literarios son ficciones que refieren a mundos verbalmente posibles y fundamentados en sí mismos. Estos discursos son intransitivos puesto que se encierran en sí mismos o, lo que es lo mismo, no refieren ni a los objetos ni a los eventos del mundo real. En este sentido, los discursos literarios son inútiles, si se les mide con los parámetros "pragmáticos" y "mercantiles" que parecen gobernar el mundo en estos días. Es decir, la literatura no sirve para construir tractores, no desarrolla teorías científicas ni tecnológicas ni proporciona herramientas para llevar mejor la contabilidad de una empresa. Sin embargo, la literatura es también una mercancía para la que hay un mercado. Varios mercados en realidad pues la industria editorial y los mercados masivos condicionan las características de una buena cantidad de libros de modo diferente a los condicionamientos de los libros de circulación restringida. El artista pues siempre se enfrenta a la disyuntiva de escribir para la gran industria cultural, de escribir para los más restringidos círculos literarios artesanales o de hacerlo al margen de los circuitos de producción circulación y consumo de literatura en su sociedad.

2.    ¿de que manera el texto como productos de discurso literarios se puede imbricar en los proyectos de aula?

El uso de la literatura como un recurso didáctico en el proceso de enseñanza/aprendizaje de la lengua con un enfoque comunicativo. Este cambio de énfasis obedece a la reinterpretación del concepto de competencia comunicativa, que se amplía más allá de la mera superación de necesidades vitales mediante el desarrollo de habilidades lingüísticas y entiende la capacidad de comunicarse y también como la capacidad de interactuar eficazmente en la misma.

Texto: es un portador de información que posibilita procesos de comunicación. Así se concibe como generador de interacción y de procesos comunicativos. Todo puede ser un texto siempre que alguien esté descifrando su mensaje. Este alguien es el docente y si guía bien a sus estudiantes puede llevar a cabo satisfactoriamente su proyecto de aula .

Y tiene que alejarse de los gustos personales a la hora de seleccionar los libros, es decir, no casarse con autores que puedan aburrir a sus alumnos, pueden dinamizar el proceso educativo. Ser abiertos y descubrir qué les gusta a los niños y a los jóvenes, es la clave para seleccionar los textos. Y cuando hemos leído, sabemos qué podemos recomendar y que no, sabemos lo que funciona con los estudiantes y lo que definitivamente no funciona.

 

3.    ¿Cuáles son los sentidos del discurso académico de la escuela?

El discurso académico tíene como fin: inducir a la escritura, explorar la capacidad narrativa de los estudiantes, buscar ciertas comprensiones de esos procesos, permitir que el estudiante intimara consigo mismo, reconstruyera su experiencia como lector y escritor  tomara conciencia de las estrategias de lectura y escritura-Se intenta, a partir del reconocimiento y valoración de la experiencia, y los discursos  que se leyeran  diferentes textos y se produjeran textos escritos donde se expongan las interpretaciones, se comenten las dificultades, se destaque las fortalezas, se evidencie los avances, así como se haga notar el uso específico de estrategias: la estructura de información, la transición temática, las operaciones discursivas, las estructuras cognitivas, los puntos de vista y las inferencias.

 

4.    ¿Cómo se define el texto cultural?

 

Al definir el texto cultural como un esquema narrativo de índole dóxico que se ha transmitido sin que sea posible encontrar su marca de origen, la teoría sociocrítica de Montpellier clarifica una forma especial de intertexto cuya construcción y dinamismo es de lo más difícil de captar, porque intervienen esquemas dóxicos de carácter entimemático por su naturaleza fragmentaria y el modo elíptico de su articulación. Ejemplificamos este concepto en dos poemas de autores costarricenses. En Jorge Debravo, el dolor y el sufrimiento se redinamizan en un contexto de salvación socialista de los trabajadores, y el texto cultural del Infierno/Paraíso se reinvierte ahí en donde el castigo/ la rencompensa funcionan como su núcleo duro; mientras que en Ana Istarú, la necesidad del niño de ser protegido y alimentado, plantea cómo el texto cultural de la Virgen de la Natividad sufre transformaciones para ser presentada ya no como figura de madre asexuada y de inmaculado comportamiento, pues ahora ella experimenta goce y placer en el vínculo afectivo.

 

5.    ¿Cómo abordar los problemas sociales a través de la literatura en el aula?

 

Para abordar los problemas sociales a través de la literatura en las aulas se necesita realizarlo de una manera sutil y llevar los niños a las problemática sin ir a causar trauma. Esto se hace evidente en la medida en que los niños empiezan a aplicar en sus vidas, de manera inconciente quizás, ciertas actitudes que notan en los personajes para procurar un desarrollo afín al leído en el texto o, por el contrario, evitan ciertas actitudes para evitar ciertas consecuencias; éstas pueden ser formas de hablar, de dirigirse a los demás, o ciertas reflexiones que tienen de la vida cotidiana asociadas con acontecimientos de los cuentos.

El desarrollo de este proceso nos plantea un problema que consiste en enseñar algo que resulta muy complicado de abordar en el aula: La literatura. Esto implica intentar que los niños amen la literatura (la consigna es que los estudiantes amen algo que constituye nuestra misma naturaleza humana), no por las moralejas que pueda dejar, sino por la búsqueda que los estudiantes se proponen a través de los cuentos, por sus propias dudas, juicios, interpretaciones y significados.

 

6.    ¿es la literatura generadora de conciencia social?

La literatura es social por naturaleza se aprende en situaciones donde se debe compartir con los otros. El lenguaje en los textos encierra el conocimiento del mundo y de las personas, pues crea una red de relaciones con los demás a través de actividades lingüísticas que se desarrollan en entornos sociales y culturales. El lenguaje de los textos es un proceso constante de crear y recrear cultura; es uno de los medios que da cuenta de la forma en que la cultura crece y se enriquece.Por que la literatura es el arte poetico de interiorizar el mundo consigo mismo y con los que nos rodean diferentes contextos..

7.    ¿Cómo hacer de la literatura una herramienta de la escritura creativa?

La literatura se convierte como herramienta de la escritura creativa cada vez que incetivamos a los niños a que realicen escritos y cuenten sus historias y fantasías, porque por medio de la escritura y la lectura realizan el conocimiento de un nuevo ambiente, mundos y culturas que hacen que sus conocimientos y sus destrezas en la literatura y comunicación.

  

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post